Gestionar la vida útil de cientos de productos con un plazo establecido no es una de las tareas más sencillas, por eso en LazzyVet tenemos muy claro que es necesario tener el máximo de control sobre el producto y, además, estar atento a las etapas de almacenamiento y exhibición.
Nuestros clientes y su satisfacción al 100% son nuestro único objetivo.

Nosotros manejamos la caducidad así:

El primer procedimiento es devolverlo a la distribuidora para su cambio por productos con fecha de vencimiento vigente.

Algunos de nuestros productos no perecederos (muchos enlatados) a veces ya no tienen caducidad, otros productos se pueden guardar por muchos años. Lo que se hace en un caso de que alguno de esos productos no se venda, y por ende no sale del almacén, se saca mediante un super-especial, o se manda al “outlet” de la cadena a venderse a descuentos del 70 al 90%, rematándolos unos 2 meses antes.

Cuando de plano se piensa que algo no se iba a vender, lo donamos a organizaciones de ayuda a los animales. Productos que se pasaron de la fecha límite de venta (o sea, caducidad) se ofrecen a las mismas asociaciones de ayuda por si ellos les pueden encontrar uso, es del criterio de cada quien si los quiere, ya que se ha comprobado que los productos que acaban de vencer, no tienen signos de deterioro ni ha cambiado su composición hasta muchos meses después.

Nuestra cadena casi no tiene que tirar nada a la basura, si en caso las envolturas se rompen y se piensa que se puede haber contaminado el producto, en ese caso si se desechan pero el porcentaje anual es mínimo ya que mantenemos las mejores condiciones de almacenamiento.

Visita nuestra veterinaria y compruébalo tu mismo, la gente puede decir muchas cosas pero nuestro sistema de trabajo nos respalda.