¿Cuánto tarda un gato en adaptarse a una casa?

Cuidados de gatos cachorros
25 Enero, 2020
La socialización de un gato cachorro
25 Enero, 2020
Mostrar todo

¿Cuánto tarda un gato en adaptarse a una casa?

Los primeros días del gato en casa suelen ser muy estresantes para él y para su familia humana, que solo desea recibirlo con afecto y ganas de jugar. No obstante, debemos ser capaces de empatizar y comprender que el pequeño ha sido separado de su madre y hermanos para llegar a un lugar que no conoce con personas que tampoco conoce.

Probablemente estará muy asustado y no querrá moverse de debajo de la cama. Por ello, debemos ser pacientes y actuar con delicadeza. Es normal que se muestre tímido e inseguro.

Podemos intentar ganarnos su confianza dejando pedacitos de comida sabrosa cerca de su escondite, utilizando juguetes para animarle a salir o empleando un tono de voz agudo y dulce al dirigirnos a él. No obstante, si el pequeño no quiere salir, no le vamos a obligar, sino que respetaremos su espacio los primeros días.

La primera noche no debemos esperar que el gatito se quede en su cama tranquilamente, todo lo contrario, lo más probable es que cuando el hogar esté en silencio el pequeño aproveche para inspeccionar todas las zonas de la casa. Eso le ayudará a orientarse y a encontrar todos los utensilios que hemos mencionado.

Tener un nuevo gato en casa es una experiencia única y cada caso es distinto. No todos los felinos se comportarán igual o se adaptarán al mismo tiempo, aunque, de forma general, podemos decir que un gato tarda entre 1 y 4 meses en adaptarse completamente a una nueva casa. Ocurre lo mismo ante una mudanza.

La alimentación del gato cachorro

Si hemos adoptado un gatito de 1 mes de vida, será importante acudir a un centro veterinario cuanto antes para obtener leche maternizada artificial, la cual será la base de su alimentación a partir de entonces. Es muy importante señalar que nunca se debe separar a una madre de sus gatitos a no ser que sea estrictamente necesario, ya que los pequeños requieren la leche materna para recibir el calostro (el cual contiene inmunoglobulinas que protegen al pequeño) y los cuidados que solo su progenitora puede proporcionarle. Recuerda que puedes elaborar leche maternizada de emergencia, eso sí, se trata de una solución temporal.

A partir de los 2 meses de vida podemos iniciar al pequeño en la alimentación sólida, siempre de forma progresiva. Le ofreceremos diariamente pequeñas raciones de comida húmeda o patés, siempre que estén formulados específicamente para gatos cachorros. Más adelante empezaremos a humedecer pienso seco en agua (o con caldo, sin sal ni cebolla) y, una vez coma sin problemas, podremos pasar a la alimentación totalmente seca. Recomendamos consultar siempre este proceso con el veterinario, el cual nos prescribirá la comida para gatos cachorros más adecuada.

Para terminar, queremos resaltar que la edad óptima de adopción de un gato es de 3 meses, momento en el cual está completamente destetado, inmunizado y ha aprendido las conductas necesarias de su progenitora: el hábito de aseo, la micción en el arenero o el aprendizaje del lenguaje felino entre otras. En esta etapa el gatito ya debe comer sólido sin problemas.

¿Es mejor alimento balanceado o comida casera?

Cada tipo de alimentación tiene sus ventajas e inconvenientes y queda a elección de cada propietario apostar por un tipo de alimentación u otro. Si bien el alimento balanceado aporta todos los nutrientes necesarios para el felino (siempre que en el envase figure la etiqueta “nutricionalmente completo”), no siempre es sencillo encontrar un pienso de calidad que además tenga un precio asequible para todos los cuidadores.

En cualquier caso, dentro de los cuidados de gatos cachorros está la alimentación adecuada, de manera que si nos decantamos por este tipo de alimentación, debemos adquirir un pienso formulado específicamente para gatos cachorros, que sea también de alta calidad.

Por el contrario, las dietas caseras, ya sean crudas o cocidas, son mucho más económicas y podemos garantizar que estén elaboradas a partir de productos naturales; no obstante, requieren un seguimiento veterinario por parte del tutor, que garantice así la buena salud del felino. Además, también será necesario el uso de suplementos para evitar deficiencias nutricionales y una desparasitación interna estricta en el caso de apostar por la dieta BARF.

WhatsApp chat
- Debug: cached@1594407352